En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

miércoles, 2 de mayo de 2012

NOTAS DESDE EL PULGARCITO- DONDE ESTAN LOS VERDADEROS REVOLUCIONARIOS?


¿Dónde están los verdaderos revolucionarios?
Por Juan Valiente*

¡Qué fácil corrompe el poder! Siempre he sabido de los riesgos de detentar posiciones de poder político y siempre he tenido respeto por los procesos institucionales de cambio, que es una de las pocas garantías contra el populismo y contra la corrupción que nace de rendirse a las ricas mieles del poder.

Ya uno no es Juan, sino que don Juan, con los aduladores y las sofisticadas prostitutas a las puertas del palacio. Todos deben apartarse al paso de uno. Los salvajes motorizados se tiran encima de carros y personas para que pase la caravana. Hay dinero fácil para que satisfagamos cada capricho, dinero que a muchos ha costado arduo trabajo.

¡Qué fácil pierde uno la memoria histórica y se entrega con todo y alma a la corrupción del ser! Hace unos años la dirigencia del FMLN comenzó a deslizarse y a entregar la fortaleza y credibilidad de su historia con el cambio de las reglas internas, que exigían las necesarias renovaciones para evitar que personas terminaran enquistándose en el poder. Depuraron también el padrón electoral y actualmente las posiciones internas y las candidaturas a alcaldes o diputados parecen vitalicias.

No puedo creer que, a pesar de las limpiezas y las purgas internas, no haya dentro del partido militantes con formación y entereza. No puedo creer que sólo queden militantes como los que enviaron a la Asamblea Legislativa a atacar a los jóvenes que llegaron a protestar el viernes pasado por la tarde.

En la cobertura del evento se alcanzaban a escuchar los gritos de "muera la burguesía", mientras hablaba uno de los líderes del Frente, y no he podido dejar de pensar en las muchas empresas de las que ahora ellos son los propietarios y de las cuales se benefician. Los medios de producción al servicio de una dirigencia partidaria. Todavía recuerdo el lema comercial de ALBA Petróleos, que prometía mejores precios. ¡Vayan Uds. a ver ahora cuánto cobran!

Muchos de sus propios compañeros soñaron con un país diferente, donde los beneficios del desarrollo impactaran la vida de las grandes mayorías. Muchos soñaron y estuvieron dispuestos a arriesgar su propia vida por ese sueño. Y muchos incluso la dieron, incluido mi hermano mayor. ¿Cómo puede entenderse que estén ahora dispuestos a vilipendiar así tanta historia y tanto sacrificio? ¿Dónde han quedado los sueños de un ejercicio político más puro y transparente?

Hace varios días el mismo Presidente Funes se arriesgó a exigir renuncias de todos los que ya no creyeran en su gobierno. Nadie puso su renuncia, ni siquiera los que acababan de declarar que este gobierno no servía, a excepción del Dr. Héctor Dada, el viernes pasado.

Muy a pesar de las valoraciones negativas que se hagan de su gestión al frente del Ministerio de Economía, la renuncia del Dr. Dada quita uno de los pocos símbolos de decencia y honorabilidad que le quedaban al equipo de gobierno. No hay casualidades (ni razones personales) que ocurran exactamente después de las declaraciones del Presidente.

No le quedó alternativa al Dr. Dada. Muchos nos hemos preguntado cómo es posible que todavía permanezcan en el gobierno funcionarios que han sido ejemplares en el pasado y que ahora simplemente se niegan a ver todas las señales inequívocas del mal gobierno y la corrupción.

No necesitamos ningún mesías que trate de rescatar, aunque sea mínimamente, esta gestión catastrófica. Es momento de decidir si se le apuesta a una democracia participativa o si nos arriesgamos a que nuestro sistema político se deslice poco a poco hacia un populismo fatal. Ya no deberían existir dudas en la consciencia de estos funcionarios. Las apuestas están echadas.

http://www.elsalvador.com/mwedh/nota/nota_opinion.asp?idCat=50839&idArt=6862311




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada