En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

lunes, 26 de septiembre de 2011

Festival de Brentwood: un encuentro de todas las culturas

http://lialdia.com/2011/09/festival-de-brentwood-un-encuentro-de-todas-las-culturas/

Long Island Al Día
http://www.lialdia.com/
Jesús Ríos / Editor

Una cosa es hablar de comunidad, diversidad y unión, la otra muy diferente es construirla, promoverla y juntar residentes de todas las razas, edades y credos. Eso fue precisamente lo que sucedió ayer en Brentwood con la realización del 2º Festival de las Artes de Brentwood.

La calle principal del pueblo se llenó de niños, jóvenes y adultos de todas las etnias y grupos raciales que viven pero muchas no conviven en Brentwood. Lo de ayer fue un ejemplo para toda la isla que cuando se tiene el interés colectivo en mente, se logran cosas buenas, bonitas e inspiradoras.

El trabajo de organizaciones como Teatro Yerbabruja, Ikarus, Art International Focus, la fotógrafa profesional Lucy Lencinas y el Comité Salvadoreño Independiente produjo resultados dignos de resaltar e imitar. Los artistas de las organizaciones tuvieron la mejor plaza local para exponer. Los negocios locales como Mi Tierrita, McDonalds y Aguila Campera y demás negocios periféricos pudieron comprobar el beneficio económico que eventos como el de ayer traen a la comunidad.

Los oficiales electos locales que apoyaron el esfuerzo de los artistas: el asambleísta Phil Ramos; el legislador Ricardo Montano; el supervisor de Islip, Phil Nolan; y el supervisor del pueblo de Babylon, Steve Bellone, se hicieron presentes no sólo para apoyar pero departieron con la gente y más de alguno hasta se lanzó a la pista a intentar sus mejores pasos de baile.

De eso se trata. De traer a Brentwood un nuevo brillo, una nueva imagen. Que la gente de la isla y de la región comience a ver a Brentwood como el lugar donde su diversidad racial y cultural sea su mayor atractivo, su mayor tesoro. Que la gente nos visite para comerse una empanada o una pupusa.

Que las diferencias entre hermanos que algunos tratan de acentuar, no encuentren espacio. Cuando un grupo visionario, con liderazgo, sin egoísmos ni busca de protagonismos, se despoja de vicios mentales y pasa de la habladuría a la acción, nuestra comunidad crece. Pasar del discurso de derribar fronteras de todo tipo, especialmente las mentales, a botarlas de una vez y reconocer que todos venimos de distintos lugares, diferentes zonas hasta dentro de los mismos países, ese el objetivo logrado. Lo más importante y que todos debemos tener claro: hemos decidido hacer de Brentwood NUESTRA casa, NUESTRA comunidad y como tal, nos preocuparemos por mejorarla y dejarla mejor de lo que la encontramos.

Felicidades a todos esos activistas, miembros de organizaciones, oficiales electos que sin cobertura internacional hicieron en Brentwood una verdadera Asamblea General de las Naciones y Razas Unidas. Bien por el esfuerzo, excelentes los resultados. Todas las banderas unidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada