En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

jueves, 16 de agosto de 2012

95 AÑOS DEL NACIMIENTO DE MONSEÑOR ROMERO LA VOZ DE LOS SIN VOZ.-POR RODRIGO AGUILAR


95 AÑOS DEL NACIMIENTO DE MONSEÑOR ROMERO LA VOZ DE LOS SIN VOZ. (POR RODRIGO AGUILAR).-
Monseñor Oscar Arnulfo Romero, nació el 15 de Agosto de 1917, en ciudad Barrios, departamento de San Miguel, fue el segundo de ocho hermanos, nació en el seno de una familia humilde y trabajadora, su padre telegrafista y su madre la encargada del correo.
A los trece años de edad (1930), ingresó al Seminario Menor de San Miguel, luego siete años después (1937) ingresa al Seminario Mayor de San José de la Montaña y ese mismo año viaja a Roma, para cursar sus estudios de Teología en la Universidad Pontificia Gregoriana, donde permaneció hasta ser ordenado sacerdote el 4 de abril de 1942.
En 1943 regresa a El Salvador como párroco de la ciudad de Anamorós departamento de la Unión, luego es designado párroco de la Iglesia Nuestra Señor de la Paz en la ciudad de San Miguel y Secretario del Obispo Miguel Angel Machado.
En 1968 fue nombrado Secretario de la Conferencia Episcopal, luego el año 1970 ocupa el cargo de Obispo Auxiliar de San Salvador, cuatro años después asume como Obispo de Santiago de María y en 1977 el papa Pablo VI, lo nombra Arzobispo de la ciudad de San Salvador, en sustitución de Monseñor Luis Chávez y González.
Este último nombramiento generó recelo en el sector denominado Clero Medillinista que eran considerados los defensores de la opción preferencial por los pobres, la razón de  este grupo de sacerdotes y laicos es que consideraban a Monseñor Romero un candidato del sector conservador.
A medida que Monseñor Romero ejercía su labor se aclaraba que este sector de la Iglesia estaba equivocado, pero lo que lo impulsó a manifestarse en contra de la injusticia y la opresión fue el Asesinato de intimo amigo Monseñor Rutilio Grande, crimen ocurrido en 1977; a partir de 1978-1979 Monseñor Romero convierte sus homilías en protestas contra la represión del pueblo y la persecución de la Iglesia, se inclinó plenamente a favor de los desprotegidos y esto hizo que los sectores populares lo nominaran la voz de los sin voz,  pero también permitió que se ganara el odio de los sectores antidemocráticos que finalmente ordenaron, planificaron y financiaron su muerte.
Treinta y dos años han transcurrido y la verdad ha sido ocultada, las investigaciones fueron amañadas por los responsables de investigar el crimen y esto aseguró la impunidad de los responsables.
Muestra de que esta afirmación es correcta, es que en septiembre del año pasado el Diario Colatino, realizó una investigación y reveló que el nombre del autor material de la muerte de Monseñor Romero es Marino Samayoa Acosta, Ex Sargento de la Guardia Nacional y Ex miembro de la seguridad del Ex Presidente Arturo Armando Molina.
Ante esa noticia tan importante no habido reacción oficial de la Fiscalía General de la República ni de la Policía, en la que informen al pueblo cuales son los avances sobre el caso, si esa persona existe o no, o algo que revele su interés en descubrir la verdad.
Por eso basados en el Derecho a la Verdad, que ha sido reconocido por la Organización de Naciones Unidas debemos presionar para las autoridades responsables finalicen esta investigación y den a conocer los nombres de todos los responsables del magnicidio y además porque que cada acción que emprendamos servirá para rendir tributo a la memoria de Monseñor Romero, La voz de los sin voz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada