En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

martes, 14 de agosto de 2012

El ARCANGEL MIGUEL EL JUSTICIERO DESENVAINA SU ESPADA…



El ARCANGEL MIGUEL EL JUSTICIERO DESENVAINA SU ESPADA…

Ante la infatuación y enfermiza postura apologista de parte del príncipe de la  vendedora y figura paternal de la familia “latribubis”, el arcángel se ve en la necesidad de desenvainar su espada ajusticiadora para hacerle recordar –como no le gusta que lo hagan- que desde hace unos años los tiempos donde las historias del pasquín se convertían en leyendas urbanas sin ser refutadas ahora son eso, historia.

El padre que ni siquiera se hace responsable de sus hijos vivientes mucho menos podremos esperar que se haga responsable de los hijos y nombres que crea cada semana. Los ya famosos Luxy, Mondragon, Aldeanos y Fraysinnet son engendros y creaciones del mismo pros-ti-monstruo. Quizá los alias sea un sentimiento reprimido de subversivo que nunca pudo lograr cumplir ya que cuando los verdaderos compas- esos que si tienen razón para sacar pecho y enseñar heridas de la guerra- cargaban y halaban los gatillos de los AKs, el dueño de la “Marvel” hispana de Long Island se paseaba por las calles del imperio haciendo lo que sabe hacer mejor: siendo un mercenarios de las letras y dejando una que otra semilla regada.

Poco contaba con que la gente despertaría.  El creyó que lo de Vladimir Ilyich Lenin sobre los “tontos útiles” sería eterno. Más bien, muchos han encontrado el punto flaco del príncipe de la vendedora: los “founding fathers” de la nación americana impresos en tela de algodón y pintados de esmeraldas. Y eso es lo que precisamente explotan los pícaros que por accidente se han logrado filtrar en la corte de Teddy de Levittown. Los arlequines que de aspirantes a trovadores pasaron a “brokers” de políticos corruptos y desinformados.

Señor dueño del pasquín, ojala logre controlar sus emociones para evitar que tenga que desenvainar la espada nuevamente y recordarle que el que tiene techo de vidrio no debe tirarles piedras al vecino, especialmente en esta era de la transparencia y de primaveras, así como la egipcia.  Si seguirá defendiendo lo indefendible, cobre, coma y cállese.  No se exponga a más bochornos. 

¿No le parece que se hace suficiente con condonarle su posición de practicante de la profesión más antigua de la humanidad? No la haga tan obvia. Pudor, pudor, pudor!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada