En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

jueves, 4 de agosto de 2011

QUE SIGNIFICA SER SALVAMERICANO- POR ROBERTO CABRERA

En vísperas del día de la celebración en estados unidos del día del Salvadoreño Americano o sea el 7 de agosto me pidieron escribir lo que significa para mi ser SalvAmericano, un nuevo término que acune mientras pensaba en lo que escribiría en 800 palabras, lo cual es el límite de palabras para un artículo de La Tribuna Hispana “Voz y pensamiento de la comunidad” según me hicieron saber, primero decir que este día se institucionalizo y proclamo el 7 de agosto del 2007 en el Congreso, esta nueva categoría es un hibrido de dos nacionalidades totalmente diferentes sino opuestas, al igual que se forjaron mucho antes los Italoamericanos, Mexicoamericanos y muchos más grupos, pero que se han fusionado en el famoso”melting pot” como ingredientes estas categorías migratorias adquiridas por aquellos Salvadoreños que luego de vivir varios anos en este país solicitaron un ajuste temporal o permanente de residencia y luego de de probar una conducta moral intachable de probidad por un periodo de tiempo estipulado en la ley de naturalización pudieron optar a convertirse en ciudadanos naturalizados con derecho a voto en esta gran nación de inmigrantes.


Afortunadamente el gobierno Salvadoreño aprobó la doble nacionalidad y por el fortuito hecho de ser Salvadoreños por nacimiento no perdemos nuestra calidad de nacionales aunque aún no se nos permite votar en el extranjero como es lo indicado en estos casos, a excepción de aquellos que queremos y podemos viajar al paisito cada cinco anos para ejercer nuestro supremo derecho como ciudadanos residentes en el extranjero de votar en las elecciones presidenciales. En virtud de tratados internacionales aprobados entre ambos países nuestros hijos nacidos en Estados Unidos pueden ser inscritos como salvadoreños en nuestros consulados logrando ostentar de esa manera la doble nacionalidad, así como los derechos y responsabilidades que eso implica.

Desde el punto de vista legal aquellos SalvAmericanos que desean optar a un cargo público en El Salvador deben probar su Salvadoreñidad a través de una partida de nacimiento, Documento Único de Identidad y un pasaporte vigente , pero sobretodo estar inscritos en un partido político aprobado por el Tribunal Supremo Electoral, sin embargo hasta la fecha no hay cargos públicos de elección popular en El Salvador en manos de SalvAmericanos, por el contrario en este país existen algunos Asambleístas, Congresistas y uno que otro Alcalde de origen Salvadoreño tanto en el partido Demócrata como en el Republicano, así como los hay en todo el espectro político Estadounidense, a pesar de esta situación hay compatriotas que no pierden la esperanza de algún día pertenecer a la clase política salvadoreña y ser elegidos ya sea como Alcaldes o Diputados, pues para optar a la presidencia de la Republica es mucho más complejo mas no imposible de reformarse la obsoleta ley electoral de nuestro país de origen, sin embargo para el resto de los mortales que no abrigamos aspiraciones políticas mas si posiciones políticas encontradas poseer la ciudadanía gringa es más que nada un asunto de cache, de seguridad y de orgullo.

El pueblo Salvadoreño que es un pueblo tan ingenioso nos ha dado el sobrenombre de “Hermanos Lejanos” a todos aquellos que tuvimos el privilegio de salir del país y radicarnos en el extranjero, porque los hay en Australia, Suecia, Canadá y otros países ni siquiera imaginados y que enviamos remesas a nuestros familiares puntualmente (a tal grado que estas conforman el 17 % del Producto Interno Bruto PIB) y vamos de vacaciones frecuentemente a la patria, término que ha sido adoptado incluso por las autoridades, quienes hasta un monumento con forma de mingitorio gigante han levantado a la entrada de la capital en nuestro honor, al igual que el Congreso Norteamericano declaro el 6 de Agosto que coincide con el inicio de las fiestas agostinas en honor del Salvador del mundo nuestro patrón como el día oficial del Salvadoreño Americano para Gloria de aquellos que logramos llegar a este gran país de inmigrantes e insertarnos en su sociedad, aportando nuestra fuerza laboral para engrandecimiento de esta nación y desde aquí aportar a la economía Salvadoreña el fruto de nuestro arduo trabajo en condiciones de vida muchas veces infrahumanas con el único fin de sacar de la miseria a nuestros familiares creando un fenómeno muy conocido y poco entendido como “remesas familiares” que se diluye entre las miles de necesidades que afronta nuestro pueblo día a día.

Nosotros somos los que nadie menciona, los que convertimos a la ciudad de Los Angeles en la segunda ciudad con mas Salvadoreños después de San Salvador, los invisibles porque aun no somos poder político pese a los millones que vivimos en esta nación, pero también porque nadie nos ve vagando por las calles, porque todos los días son de múltiples trabajos, no uno sino dos o tres para poder enviar la ayuda puntualmente, por todo eso las oficinas ubicadas en los rascacielos de las grandes ciudades están ya limpias cuando llegan los empleados, los alimentos ya preparados sobre las mesas de los restaurants, las construcciones ya terminadas en faenas nocturnas agotadoras, las cosechas ya recolectadas luego de un ardiente día de calor implacable, sus lujosos autos ya lavados en los carwash de la gran ciudad, los bellos jardines de sus mansiones ya recortados, sus niños y ancianos cuidados por nuestras madres.

Roberto Cabrera

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada