En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

lunes, 10 de octubre de 2011

MIGUELANDIA- POR MARVIN AGUILAR

Se nos decía en antropología política que lo necesario para administrar la cosa pública era aquello que se denominaba: inteligencia eficiente; este modo de ejercer la función administrativa es la que contrarrestará la muy instalada idea de que hay que esforzarse cerebralmente para parir ideas brillantes para obtener votos.

Así es, cuando más duro trabaje el cerebro peores serán los resultados. Cuando mejores resultan la cosas menos esfuerzo tuvo el cerebro. Lo que nos hace inteligentes no es el esfuerzo cerebral sino la eficiencia con la que trabaja. En San Miguel abunda el estiércol en el cerebro de los candidatos a alcalde, falta inteligencia por eso se cree que entre más se inventen cosas o nuevas formas de ofrecerse las probabilidades de ganarle la alcaldía a Will Salgado aumentan.

Se necesita un movimiento red no una red de movimientos.

ARENA, intentando un experimento político ofrece un candidato perteneciente al octavo sector, salvadoreños en el exterior. En principio es una interesante propuesta, teniendo en cuenta que del oriente salvadoreño han emigrado una cantidad considerable de compatriotas. Es una persona nueva dentro del ambiente político, sin pasado.

Pero en mi ciudad se necesita a los que empujan y halan para que una candidatura tenga éxito. Los que empujaran cualquier candidato son la clase media, media alta de la ciudad, ellos generaran los apoyos necesarios tanto económicos, logísticos, humanos para todo el proceso eleccionario. Son los que ponen de moda al personaje.

Siendo San Miguel una ciudad que responde a los clanes, esto solo se logra teniendo credibilidad, que se obtiene construyendo una red de confianza que entre más coherente se haya estado tejiendo mejor garantizada tendrá los apoyos. Nada deberá ser improvisado en esa tarea.

Las debilidades del candidato arenero y por la cuales perderá las elecciones son que no tiene y nadie de los que empujan está interesado en apoyar una candidatura de un desconocido. Emigrar y regresar después de 20 años, contar dentro de su currículo con venidas esporádicas para hacer filantropía lo ubican como un desclasado y, animar desde esta situación a sectores miguelenses a encumbrar un relevo en la comuna migueleña a través de ARENA es una tarea imposible. De allí que esa sea la causa de falta de fondos en su campaña.

Pero por otro lado los que halan una campaña, la masa. Desconfían. El razonamiento es simple: alguien que vive en EE.UU. jamás regresará a El Salvador ya que si está de vuelta es porque allá fracasó. ¿Si es por ayudarnos? Pues lo mejor que se hace en esos casos es enviar desde allá dinero. Nunca venirse. Por eso el candidato arenero aparece en tercer lugar en las encuestas. Una campaña con esas rémoras necesita un partido unificado y con estructura, pero ese tampoco es el caso de ARENA en San Miguel.

Un mal actor interpretando un papel que le viene grande

El FMLN era el mejor posicionado para competirle a Salgado, pero su candidato se destiñó hacia el amarillo rancio. El Frente tiene al igual que GANA estructura y cohesión y serán en la realidad los verdaderos protagonistas de la contienda electoral en el departamento por las diputaciones.

Pero Ricardo González al esforzarse en pensar terminó haciendo al ofrecer un innecesario parque de diversiones un performance de su vida frente a todo el pais: un actor en busca de personaje.

San Miguel tiene por citar algunos ejemplos dos asentamientos en situación de precariedad extrema: la Guillén y la Loma B, allí residen 177 hogares. Luego en estado de precariedad alta están 30 comunidades, todas estas suman 6, 829 hogares. Otras 30 de igual se sitúan en precariedad moderada. Estas familias tienen dos o más carencias básicas.

Darle soluciones a esto es lo que un digno candidato de la izquierda debería estar analizando como solventar desde la Alcaldía Municipal. Esa debiera ser entonces la propuesta de alto impacto, la gran pensada que animaría al casco urbano a salir a votar por el FMLN.

Generar trabajo local dependiendo de la geografía de estos lugares; gimnasios municipales para la juventud; cultura urbana para las gentes, es decir reunirse para actuar en público, parques, calles, pasajes para que la comunidad se revitalice por medio de las artes y disminuya la violencia social; deporte comunal.

En El Príncipe, Nicolás Maquiavelo recomienda hacer grandes obras no manda prometer chistes. Siguiendo esa línea un centro comercial de mercados municipales, cuatro edificios conectados entre sí en las cuatro manzanas que en el centro tiene ya la municipalidad de cuatro plantas hacia arriba y dos subterráneas es un megaproyecto que es viable con la ayuda del gobierno apoyando con un crédito a la comuna, necesario para limpiar las calles del ambulantaje y cubrir a futuro las nacientes ventas, justo porque daría dignidad a los vendedores migueleños ya que se darían en propiedad, generaría trabajo, tanto en puestos comerciales formales, vigilancia, mantenimiento; este impulso comercial, ordenado, limpio y seguro aportaría ingresos suficientes en concepto de tasas y arbitrios para hacerlo sostenible.

Energía solar para las casas; la limpieza del Rio Grande con plantas de tratamiento de las aguas negras; agrandar el Carnaval a tres días; hacer otro en el verano; una caja de crédito municipal con la intención de reactivar el agro local y bajar los precios de las verduras para todos; WIFI en toda la ciudad gratis; bicicletas para los estudiantes de los cantones y caseríos, en fin obras humanas se pueden proponer.

San Miguel se paraliza desde la 6:00 de la tarde debido a que deja de circular el transporte urbano, un servicio municipal desde esa hora hasta la media noche con agentes del CAM en su interior, en dos tramos desde San Antonio Silva hasta San Andrés atravesando la Roosevelt y otra ruta hacia el centro y con un costo social de 20 centavos, permitiría reactivar la vida nocturna tornándola más segura, generando con el turismo propio y regional fuentes de trabajo. Volver un paseo peatonal, construir las aceras que no existen en la calle de mayor diversión nocturna en la ciudad.

Un alcalde necesita pensar soñando, a Will Salgado la ciudad por la sombra de corrupción que le rodea no lo quiere ya, pero el área rural, ex bases areneras lo reelige en cada elección. La ciudad saldrá a votar cuando los partidos le presenten un candidato conocido, con ideas inteligentes, innovadoras, no se necesita grandes cantidades de dinero para hacer campaña, credibilidad, conocimiento de la gente, construir el liderazgo junto a las personas es suficiente.

La ciudad no saldrá a votar, se abstendrá, y sin esos votos nadie podrá derrotar a Will Salgado, la gente prefiere que siga lo viejo malo conocido que algo peor por conocer. La culpa no es de los migueleños sino de las dirigencias de los partidos políticos que pensando en los intereses personales o ideológicos se han resignado a dejar que quien derrote a Salgado sea él mismo, cuando como el Levitan bíblico se devore.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada