En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

jueves, 27 de octubre de 2011

PUNTOS DE VISTA DE EL-OMAR

http://tribunahispanausa.com/portal/?p=23791

El-Omar says:
October 26, 2011 at 8:59 am

En mi comunidad, no hay ladrones, solo aprovechados.

Si los hambrientos recolectan comida, es natural, que calmen la suya primero.


Si los que no tienen pisto, trabajo, oportunidades, y no futuro visible, se ponen a recolectar dinero, la tentación es real de justificar cualquier aprovecho.

Si no vean. Se materializaron de la noche a la mañana, sendos comités, algunos gritando por todos lados que ellos son los honestos, y que ellos exclusivamente serán los que entregaran el 100 por ciento de lo recolectado. Además de aprovechados, mentirosos exagerados. Esto lo declaro alguien que aun no me ha demostrado con pruebas, que hizo con el dinero recolectado en el día del salvadoreño.

Lo que este desastre- otro para más joder- hace, es poner al descubierto la paupérrima situación total del país y su población. Por ahora, todos los problemas fundamentales que han enormemente contribuido a que el país este como este, ni se mencionaran. El Salvador y su pueblo está en constante hambre y no solo de justicia. De qué sirve la ayuda temporal, si la solución debe ser de carácter permanente. Hay que cambiar las condiciones y circunstancias que perpetuán un sistema económico, político y cultural que simplemente no sirve ni ayuda a las mayorías.

En cuanto al negocito de recolección, ahora que se habla de transparencia y no corrupción, a ver quien será el primero que se atreva a tirar la primera piedra, aunque no lo creo, porque sus paredes son de grandes cristales y la piedra puede revirar.

Todo el dinero recolectado fue donado por este pueblo trabajador, honesto y caritativo. La mayoría sin estatus migratorio, lo hicieron porque les salió del corazón y porque saben que es lo que es sufrir calamidades en carne propia.

Lo que no saben es quienes se benefician y beneficiaran de este esfuerzo.

En mi comunidad no hay pendejos, solo gente que aun no sabe, y gente que cree sabe mucho.

Si el dinero salió de la comunidad, algo debe hacerse por ella. No bailes, ni reconocimientos. Un fondo de emergencia para indocumentados, con digamos para empezar $5,000 y que este sirva para aliviar el sufrimiento de los familiares en El Salvador cuando son deportados. Se les puede dar $500.00 al menos. El año pasado fueron 18, 000 paisanos deportados, quienes no podrán mas ayudar a sus familias.

Y sobre el TPS, mejor exigir la residencia permanente. Extender el TPS es extender la incertidumbre y extender también lo que hay que pagar. Son más de diez años que los TPS, han jugado bajos las reglas impuestas, ya es tiempo. Tenemos el argumento y narrativa para lograrlo.

Ah, y prepárense, que pronto vendrá otro desastre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada