En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

domingo, 29 de julio de 2012

Los medios sustituyeron al libre albedrio


Los medios sustituyeron al libre albedrio
Marvin Aguilar

En nuestro país existen medios liberales, liberales no democráticos y conservadores. Los primeros operan desde internet haciendo algo nuevo llamado periodismo digital; segundos y terceros la mayoría, gran prensa que controla los medios dirige y forma desde esa plataforma estratégica la cultura del salvadoreño de a pie. Si la mayoría es conservadora es debido a ello, no porque hayan llegado a esa decisión de forma personal.
Si bien en El Salvador un poco más de un millón de personas tienen Facebook y usan YouTube, Twitter no todos saben digerir la información que se puede obtener a través de la social media ya que se entiende por factores educo-culturales como una distracción o moda. A esto es necesario añadirle que el resto de la población, masa tecnológicamente analfabeta tirada al hedonismo más vulgar e insensible es la que decide –por hoy-  hacia a dónde va el futuro.
Tendremos una nación distinta cuando los números sean revertidos: seis millones tienen acceso a internet y lo usan como fuente de información y decisión, y tan solo un millón no acceden. Será el fin de los mentirosos que han instalado el discurso único porque el pueblo no solo tendrá voz, sino que se descubrirá influyente en todos los órdenes de vida. Habrá por fin que invertir en educarnos si no se desea que tomemos decisiones absurdas.
Noam Chomsky, de quien me valgo en clases para diferenciar la opinión pública de la publicada, identificó y teorizó como buen miembro del decrecentismo diez formas en que los periodistas y sus medios se prestan para volvernos electrodomésticos dentro de la dictadura del “consenso”; ser consumidor y nunca comprador; mejorar el sistema pero no cambiarlo; de un paraíso al final de la vida, reino de los cielos que habitaran solo los pobres de la tierra, sin decirnos entonces para que sirve ser ricos; una raza ancestral que siempre ha salido adelante pero que, por a saber cuáles circunstancias continua siendo incapaz de superarse.
Hagan los que ellos dicen:
Inundarnos con despistes e información insignificante para que pasemos inadvertidos sobre las decisiones que toman las elites económicas, políticas y que nos afectan, esto se llama: la estrategia de la distracción. Nada mejor para olvidar la ¿crisis institucional? que CONSUMA, un partido de la selecta que perderá finalmente y, las vacaciones de agosto.
Crear problemas para después ofrecer soluciones: se orquesta una situación que busca causar una reacción por parte de la población, para de esta manera ofrecer una salida única al problema. Frente a la ola delincuencial que el gobierno es incapaz de controlar; busque una agencia de seguridad privada, cuyos accionistas son casualmente funcionarios de gobierno. 

La gradualidad: no hay mejor manera para que una sociedad acepte una medida que imponiéndosela gradualmente. La única forma de terminar con un problema que las mismas autoridades dejaron escapar de las manos: las pandillas es, mano dura, súper dura ¿matándolos? ¿Dialogo?
Hablarle al pueblo como si fuesen menores de edad: toda la publicidad está diseñada con ideas, interpretaciones, libretos para infantes, al hablarle al público como menores de edad su respuesta está condicionada para ser como la de un ser humano de 12 años. ¿Cuánto tiempo creé amigo lector que le tomaría engañar a alguien de doce años?
Más emocional que reflexivo: las emociones impiden pensar críticamente, igualmente con esta técnica es mucho más fácil que la gente odie, crea, apoye, indigne, done, entregue y, similares cosas. Nos hacen que actuemos y luego pensemos si alcanza el tiempo.  Al mundial no vamos pero a México le ganamos.  
Mantener al público en la ignorancia y mediocridad: la educación para las clases bajas debe ser lo más precaria posible de tal forma que nunca puedan tener conciencia de las armas que pudiesen utilizar para defenderse de los abusos de los mejor preparados. Los alumnos ya no son tales, son clientes, como empresa educativa los docentes son meseros que sirven la materia a la carta.
Promover la mediocridad: poner de moda la estupidez, mezquindad, vulgaridad. Reto al lector que escriba en comentarios algunos programas que hacen exactamente esto.
El auto culpable ante todo: la persona cae en depresión e inacción. Esto debido a que se entiende que es él y solamente él, culpable de su pobreza, desgracia, ignorancia, suciedad, familia numerosa, vicios, nunca el sistema. Si usted lanza un trozo de carne a un perro ¿este se lo comerá o no? Y si este filete esta envenenado ¿el can lo sabrá como para no comérselo? Luego ¿quién es el culpable de que el animal se atragante y muera?
Conocer mejor a los salvadoreños que ellos mismos: nuestros paisanos, pobres de espíritu, con moral de esclavos eterna, entienden que la felicidad esta en vivir como los estadounidenses; ganar un gran salario; parir los hijos que Dios mandó y, al morir ir al reino celestial. Entonces, hay que embotellarles, empacarles al vacio y hacerles una linda presentación con una pegajosa canción que baile una cachiporrista y de ser posible un combo en tres opciones de todo eso que, anunciado por el goleador de moda les haga sentirse seguros de que son algo, no alguien.  
Hay muchos salvadoreñitos que desean nada, y otros les venden nada, casi todos compran nada. Preguntémonos entonces, incluso los periodistas a quienes se les impide sindicalizarse en las empresas de medios y se les despide con la mitad legal de indemnización y de la cual no protestan para encontrar trabajo en otro medio, cuestionémonos, aunque sea en la intimidad y una sola vez al año ¿Qué somos? ¿Consumidor o comprador? ¿Fieras carroñeras u homo sapiens-sapiens?
Esto que puede parecer banal es importante debatirlo desde la ética periodística y de medios de comunicación, ya que la neurociencia cada vez se está acercando a cambiar el concepto del libre albedrio, demostrándonos que quizá no exista convirtiéndose más adelante la manipulación en un delito de lesa humanidad.  
¡Feliz día del periodista salvadoreño!             

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada