En una cita bibliográfica, Violeta Bonilla (1926-1999) expresa sobre el significado de la figura: “Quise representar un hombre sin ataduras, sus manos sueltas expresan la libertad intangible, y los cuatro picos del fondo representan otras cuatro naciones centroamericanas”

martes, 3 de julio de 2012

Podríamos llamarnos Cimarrón* en lugar de El Salvador


Podríamos llamarnos Cimarrón* en lugar de El Salvador
Marvin Aguilar

La historia en El Salvador no avergüenza a nadie. Pedro Pablo Castillo prócer mulato armó un zafarrancho junto a afro-salvadoreños e indígenas contra las autoridades españolas en San Salvador en 1814; José Matías Delgado y Manuel José Arce pesar de haber organizado otro en 1811, después de boicotearle al mulato el suyo, declararon contra él y juraron lealtad a España en el juicio que se le siguió luego por sedición. Pedro Pablo, terminó exiliado en Jamaica. Delgado no obtuvo la mitra de San Salvador y Arce tuvo una presidencia desastrosa que terminó con la disolución de la Federación Centroamericana.

Esto que dio comienzo a la historia de que Pedro Pablo Castillo es de izquierda y José Matías Delgado junto a Arce eran de derecha, fue también el inicio de lo que ahora llamamos El Salvador: Cada quien “jalando” por su lado, llevando agua para su molino y, en donde escribo agua debemos leer pueblo. Visiones de una patria de mulatos descendientes de negros e indígenas confrontarían con una de criollos y españoles en la que al final nadie logra nada de los apasionados discursos; corrió mucha sangre, continuaría fluyendo y sigue aun estancada, contando muertos, en pobreza la patria.

Daba miedo a los sectores pudientes de la colonia que una panda de mesclados de mala sangre: mulatos, indios, mestizos, negros hispanohablantes, negros de nación, mulatos libres, zambos, loros y pardos se abrogaran el derecho o la posibilidad de construir una nación con a saber que creencias cuando debía ser a todas luces criolla y católica y, cuyos artífices estaban ya designados por el destino noble de su origen y educación. El Salvador no debía, no podía ser Haití.

Las formas de la izquierda
Los héroes de la izquierda son calcados de la derecha. Sus políticos también. El FMLN ha tenido en ARENA un gran maestro de cómo hacer las cosas. La dolarización por ejemplo fue impuesta de madrugada, sin consultar y en beneficio del pais. Este golpe de timón finalmente no nos convirtió en el Hong Kong de América Central. Encareció las cosas ya que el “redondeo” de precios se fue hacia arriba y no abajo; ahora revertirla sería más complicado. Resignación es lo mejor.
Al dolarizar se nos mintió, se dijo que el colon circularía en paridad que el dólar, pero eso es ya una leyenda urbana. Perdimos el poder de poseer una la política monetaria salvadoreña, pero eso no importaba si habría riqueza para todos, pero no llegó. Luego se dieron cuenta que al no poder emitir moneda, pues podríamos vender LETES.
  
Las letras del tesoro nos han permitido desde el gobierno de Saca poseer aquello a lo que renunciamos por hacernos todos ricos “política monetaria”, el gobierno Funes continuo haciéndolo. Esta idea ha permitido que los números del Estado se vean en los libros sanos y confiables, pero en realidad es solo en papeles, no hay dinero en efectivo, los economistas le llaman estrechez de caja.
Así se pagan las deudas con quedan, que se transforman en otros quedan, hasta volver otra vez a emitir un gran quedan que está esperando a que la situación mejore o que termine el periodo presidencial, para que el nuevo vea si sigue con lo mismo, pide rescate al FMI, BM o San Benito de Palermo u alguien se decide a resolver de una vez por todas el problema nacional.

Esto último es improbable. Debido a que si existe un pueblo sobre la faz de la tierra que no solo siempre pierde la oportunidad de tener una oportunidad sino que además no se deja ayudar, ese somos nosotros. Nuestro estado de adolescentes eternos y limosneros con garrote nos lo confirman cada momento que hay ocasión.
No sé, si fue Jorge Luis Borges quien lo dijo: todos tenemos la oportunidad de demostrar cuan idiotas somos. Y nuestro stablishment en cómo están llevando las cosas en este momento de crisis nos están demostrando que la máxima de Borges –si él la dijo- se cumple a raja tabla en el caso que nos trae a cuenta.
Las formas de la derecha

De esta manera llegamos a que tenemos una Corte y una anti Corte. La izquierda está ejerciendo el poder y dentro de la lógica política nacional están en su derecho. Los hombres se hacen a golpes se dice en El Salvador profundo, pues entonces así vamos para adelante como país.

Lentamente ALBA petróleos se está quedando con la mayoría del mercado de combustibles y esto es ya un cambio dentro de la política económica salvadoreña que tendrá a futuro incidencia – si es qué no un arma poderosa-  política cuando un gobierno de derecha este en el ejecutivo. Y luego no podrá nadie quejarse, sino simplemente negociar o ceder.

Una Corte Suprema de Justicia mas de izquierda que de derecha como la que ahora se instala como la anti Corte es nada más y nada menos que un paso para tener un equilibrio en un órgano de Estado que ha venido siendo sumiso y diligente a lo que se le ordenaba desde CAPRES o del poder económico.

La izquierda va en su ruta de desmontar lo andado. La derecha tiene la dificultad que no puede ofrecer más de lo mismo y no ha intentado inventar lo nuevo. Si leyésemos, si pudiésemos decir cómo fue que sucedió en Sur América no sería culpa de Chávez, Morales, Correa, Kirchner, Mujica sino más bien de las derechas locales que ancladas al desprecio con que se de-construyó la América Española, egos y la necesidad de mantener privilegios potenció a la izquierda.

La cultura de le ética y la violencia arraigada en nuestra psico genealogía permite que lleguemos a grados de violencia como muchos registra nuestra historia, llama la atención como dos pandillas que han asesinado, extorsionado puedan ponerse de acuerdo para un cese de hostilidades y nuestros políticos – educados y de buen origen- se empeñen en seguir armando por sus intereses cínicos aquel viejo pelito bizantino de que Dios no es Cristo.

*lugar de acampada fuera de las encomiendas o haciendas de negros bozales que estaban, por ser injustas contra las leyes de la corona y después de la república. Es decir, que cada quien haga su ley.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada